18/04/2017

Compartires personales

¡Hola! Me llamo Ger y nací el 7 de junio de 1978. Quizá te preguntes “Ger ¿de qué?” Pues “Ger ¡de Gertrudis!” Sí, ese antiguo nombre originario alemán, que llevaba mi queridísima abuela materna y que me tocó llevar a mí en el relevo generacional. ¡Encantada de saludarte!

Como buena Géminis, soy curiosa y ecléctica, así que me voy quedando “con lo mejor de cada casa” en cada momento…

Y aquí estoy, viviendo las experiencias que la Vida me propone, atravesando e integrando a mi ritmo lo que va surgiendo en cada instante, compartiéndome con los demás y entregándome al mundo desde esa experiencia genuina, aportando mi granito de arena a este maravilloso planeta que habitamos…

IMG_1774

Adoro descubrirme como bailarina a través de la danza y del movimiento corporal consciente (inbody, contact improvisación, danza alquimia femenina, danza de los 5 ritmos, ecstatic dance, flowdynamics…) y experimentar con mi faceta musical, a través del trabajo instrumental con la voz.

IMG_5214

He asistido a diversas sesiones y cursos de laboratorio-teatro y adoro subirme a un escenario.

Me fascina la kabbalah y lo que la experiencia kabbalística plantea en mi vida.

Disfruto estudiando medicina china y practicando tantra y tao (tai-chi, chi-kung, alquimia taoísta…), me resulta todo un reto en cuanto a perseverancia, disciplina y paciencia…

Me vivo a mí misma como un ser humano con cuatro facetas elementales: mental, emocional, física y energética (o etérica)…

Adoro el mundo de la apertura de conciencia y del corazón en el camino hacia el Amor y la Unidad que somos. Y quizá te preguntes o no… “¿Apertura de conciencia? ¿Apertura de corazón? ¿Camino hacia el Amor y la Unidad que Somos? ¿En qué idioma estás hablando, Ger? ¿De qué hablas exactamente? No entiendo…” No te preocupes, si sigues leyendo, te lo voy a traducir por defecto profesional, según mi propia interpretación personal…

Quizá te suene un poco más si lo llamo el mundo del desarrollo y del crecimiento personal, por ponerle alguna etiqueta y por darle alguna forma, dado que justamente estas expresiones están ahora muy en boga…

En mi casa abundan los llamados libros de “autoyuda” y artículos de psicología y desde pequeñita soy una apasionada de la metafísica espiritual y de ese sexto sentido o intuición, que llena de magia la Vida y todo lo que en ella acontece.

Vengo descubriendo a lo largo del camino que todo tiene un orden y que nada pasa por casualidad… Cada día que pasa sigo maravillándome por ello…

Curioso viaje, continua aventura, ésta de Vivir…

A lo largo de mi vida he llevado a cabo, como todos, un intenso practicum de experiencias, que me han servido como puntos de inflexión y de apoyo para descubrirme y reconocer nuevos espacios o perspectivas dentro de mí.

En mi caso, fueron hazañas sentimentales las que dieron paso a ese “despertar” a otra realidad distinta, a otra percepción distinta del mundo que habitamos, a salir de mi zona de confort y descubrir la zona donde ocurre la magia

felicidad-zona-donde-la-magia-ocurre

Atravesar un tremendo dolor emocional me permitió probar unas gafas distintas con las que ver la realidad y así despertar dentro de mí esa maravillosa intuición con la que contamos todos los seres humanos, por defecto, ya de fábrica…

Esa parte metafísica que cobra infinitos nombres según la tradición, según el enfoque, según el acercamiento vital… pero que viene a recordarnos que somos algo más que cuerpo, mente y emociones o sentimientos…

A esa capacidad de “percibir y ver la realidad con otros ojos” es a lo que llamaría yo “apertura de conciencia” y “apertura de corazón”…

A esa capacidad que tiene todo ser humano de “percibir más allá” de lo que nuestros cinco sentidos físicos son capaces de percibir y de poner ese descubirmiento al servicio de la Vida.

A esa capacidad de ponerme unas gafas distintas que me permiten experimentar todo lo que acontece en la vida con un sentido distinto, profundo e immaterial, de un modo valiente y entregado, sereno y confiado, con independencia de la paleta de colores que aparezcan en el lienzo de la Vida.

Esa capacidad de observar que todo pasa por algo.

Esa capacidad de conectar con el Amor que soy.

Esa capacidad de percibir que existe algo más grande que mi “pequeño yo” y de saber que hay un propósito en la existencia del ser humano que va mucho más allá de lo que al parecer esta realidad física me presenta.

Con veintidós años empecé una relación con un hombre que marcó uno de los puntos de inflexión más básicos y fundamentales en mi vida. A esta persona la veía yo en esa época como futuro padre de mis hijos, mas esa historia acabó después de nueve años de relación y yo me quedé completamente descolocada y desorientada, sumida en un profundo dolor.

¿Quién no ha pasado por una ruptura emocional en su vida? Y quizá no necesariamente en el ámbito de la pareja…

En aquel entonces esa ruptura me resultó muy impactante, mas atravesar ese dolor me sirvió de aprendizaje, a pesar del pánico inicial, y me ayudó a descubrir lo que es la resiliencia y que, como seres resilentes, somos capaces de aprender de las situaciones duras y difíciles de la vida y salir fortalecidos de ellas, con las lecciones bien aprendidas. ¡Qué grande es el arte de metamorfosear el dolor y transformarlo en fuerza motora!

Gracias a esa experiencia, añadí el primer tomo de los libros de Autoestima, Confianza y Seguridad personal, en lo que yo llamo mi “biblioteca particular”. Estos libros me acompañan hasta día de hoy y voy actualizando continuamente sus volúmenes, sabiendo que, por supuesto, los voy a seguir actualizando hasta el día en que me marche de este planeta. Fue una oportunidad que la Vida me dio para aprender a poner límites de forma amorosa y para practicar la comunicación asertiva (expresar mis deseos y defender mis derechos respetando en todo caso los deseos y derechos de los demás).

¿Quién no se ha sentido o se siente inseguro o con falta de confianza alguna vez en su vida?

A día de hoy me siento profundamente agradecida con esta persona por haber formado parte de mi camino y por haber sido el personaje que me dio la oportunidad de aprender todas las lecciones que aprendí a raíz de nuestra ruptura. Es un gran amigo al que amo profundamente.

volveraempezarnoesfracasar

Y así vivo, experimento, aprendo y agradezco…

Lo único constante en mi vida es el cambio y el movimiento…

Y doy gracias a la Vida por la oportunidad de re-descubrirme a través de los demás y de re-cor-dar el ser que soy, que va mucho más allá del “personaje” (o “imagen mental”) que yo misma tengo de mí misma o que los demás pueden tener de mí.

Re-cor-dar para mí es “volver a pasar por el corazón”, volver a verme a mí misma como ser humano amoroso, entendido como un todo global unitario y al mismo tiempo con sus múltiples facetas (mental, emocional, energética o eterica y física…)

Todo un microcosmos dentro de un macrocosmos.

En ese sentido, siento que los seres humanos somos puro amor y pura vida en constante “work in progress” de redescubrimiento y de remembranza de lo que somos…

A lo largo de la vida he conocido y sigo conociendo personas maravillosas gracias a las que voy descubriendo y reconociendo mis “luces” y mis “sombras”… Llamo “luces” a todas aquellas partes de mí misma que tengo reconocidas, aceptadas y amadas y llamo “sombras” a todas aquellas partes de mí misma de no tengo todavía reconocidas y amadas, a aquellas partes de mí que “odio” o que no acepto de mí misma todavía… Leer más

IMG_2055

Quizás tras muchos días de reaccionar impulsivamente, llega un día en el que me siento capaz de observar mi emoción y RESPIRO, dando espacio a aquello que surge dentro de mí, aquello que se genera a raíz de lo que al parecer me molesta de fuera, sea así una vez, y otra, y otra, y otra…

Y poco a poco, sigo observando, sigo expresando, sigo tomando conciencia, sigo respirando, sigo atravesando, sigo viviendo…

Y llega un momento en que me doy de que ya no me molesta ni me remueve esa actitud externa…

O incluso a veces resulta que aquello que tanto me molestaba tiempo atrás, en un momento determinado desaparece de mi vida, como por arte de magia…

Como prueba “fehaciente” (en el plano físico) de que un nuevo espacio en mi interior (metafísico) ha aparecido, donde se ha integrado, reconocido, abrazado en mí misma aquello que en un inicio me parecía tan lejano y tan ajeno, tan molesto…

He amado, al fin, esa parte de mí que no tenía reconocida inicialmente y, en consecuencia, puedo ahora amar al otro, tal como es…

¡Lección aprendida! ¡Bendición recibida! ¡Parte de mí reconocida y amada!

thumb_IMG_6243_1024

Y así, JUGANDO, voy abriéndome a dar espacio y a aceptarme y reconocerme en el otro, mientras sigo atravesando y viviendo experiencias vitales, con toda su paleta de colores, con independencia de si son más o menos agradables o desagradables… ¡Porque estoy Viva!

Y en el lienzo de la Vida… veo que el dolor está incluido… que el dolor forma parte de la vida… Es un sentir más, como la alegría y la felicidad o la tristeza y la rabia o ira, y el miedo… Leer más

Todo llega, todo pasa y todo cambia

Quizá mi cuerpo quiera decirme algo cuando muestra ciertos síntomas, dolor incluido…

Quizá mi cuerpo esté sanándose a sí mismo a través del dolor…

¿Y si me atrevo a escucharlo?

¿Y si me atrevo a experimentarlo simplemente, en lugar de querer echarlo de mi cuerpo?

¿Qué pasaría?

Siento que cambiar la forma de relacionarme con la vida supone un gran reto personal, porque está claro que es necesaria la VOLUNTAD y la DISCIPLINA para transitar este camino y para vivir esta aventura.

Elijo conscientemente cada nueva ruta.

Para percibir la realidad que me rodea con otros ojos necesito querer cambiar de gafas o ponerme unos ojos nuevos, comprometerme conmigo misma y perseverar.

Y a veces quizá yo no esté dispuesta… Y me respeto profundamente también en ese sentido…

Así pues, para mí es una cuestión de liderazgo vital y, a su vez, un ejercicio de completa humildad ante la Vida.

Así pues, cuando tomo las riendas de mi vida, decido no vivir la vida de otros y emprender el camino de la felicidad dentro de la aventura de la Vida, se me abre un universo infinito de posibilidades que se irán concretando en la forma en que la Vida tenga dispuesta para mí.

Mi felicidad depende de la interpretación que haga de la realidad que percibo.

Leer más…

IMG_5097

Si has llegado leyendo hasta aquí… ¡Menudo champion! ¿En serio crees que los milagros no existen? … jajajaja.. bromeo…

Toda esta aventura de Vivir, con sentido del humor me parece mucho más llevadera, amena, transitable, agradable… Adoro jugar con el sentido del humor… ¡Riéndome de mí misma, sobretodo!

Simplemente te invito a que te inspires y te abras a averiguar en tu propia existencia si los milagros y la magia existen, así, sin más, viviendo y experimentando tu propia vida, tu cotidianidad… ¿cómo lo ves? ¿te animas?

Y de este modo, repito que la Vida se convierte en un JUEGO, en una AVENTURA que se sucede día tras día, cuando me siento capaz de dejarme sorprender por ella en cada instante, en cada momento…

Sintiendo y aceptando que estoy en cada momento donde la Vida dispone que esté y a su vez, responsabilizándome de mi VOLUNTAD y mi COMPROMISO conmigo y con la Vida en este gran laboratorio de experimentación

Viviendo el presente, el aquí y ahora, con amor y con entrega.

Con la felicidad de sentirme Viva, con independencia del color o del sabor de las experiencias, pues las hay y las habrá, dulces y amargas, y todas ellas son pura Vida.

Desde aquí, GRATITUD INFINITA al REGALO de la VIDA.

Y sigo caminando. y sigo descubriendo. y sigo desplegando. y sigo recordando… hasta el infinito y más allá…

“LA VIDA ES LA CONSTANTE SORPRESA DE SABER QUE EXISTO”
Rabindranath Tagore