02/05/2017

Mi relación con el dolor

Y en el lienzo de la Vida… veo que el dolor está incluido… que el dolor forma parte de la vida… Es uno más, como la alegría y la felicidad o la tristeza y la rabia o ira, y el miedo…

Y quizá puedas pensar o sentir… “¡Ger, estás loca! ¡Yo no quiero sentir dolor ni miedo ni rabia ni tristeza!”

Mas, ¿acaso puedes evitar sentirlo, cuando ya lo estás sintiendo?

¿Y si te dijera que el dolor, la rabia, la tristeza, el miedo vienen a mi vida a enseñarme cosas? Aunque no me gusten o me resulten desagradables…

Yo he aprendido grandes lecciones en mi vida atravesando el dolor, el miedo, la tristeza y la rabia. Y con ello no quiero decir que siempre tengan que estar ellos en mi vida como maestros, sino que cuando éstos aparecen (y si aparecen es por algo), puedo simplemente darles la bienvenida… puedo dejar que existan y que me atraviesen y me enseñen lo que han venido a enseñarme, sin más, o quizá no pueda en ese momento… Quizá escuchándoles descubro cosas en mí que hasta entonces me resultaban desconocidas…o quizá no…

Y como en todo en la vida, siento que en el balance está la virtud

En ningún caso estoy saliendo en férrea defensa de la liga anti-farmacéutica o anti-médica occidental como si “anestesiaran el dolor” ni tampoco en defensa de la pasividad ante la depresión profunda o del aliento hacia una explosión de rabia desmesurada ni tampoco una defensa de la pasividad frente al miedo…

Como he dicho al principio de todo, como buena ecléctica, suelo quedarme con lo mejor de cada casa, sin hacerle ascos a nada… porque creo firmemente que si algo existe, por y para algo es…

Desde la tecnología punta más desarrollada hasta los remedios tradicionales caseros más antiguos…

Simplemente me planteo…

¿Acaso alguien ha vivido su vida sin sentir jamás dolor o miedo o tristeza o rabia?

¿Cómo me siento yo ante todo esto? ¿Qué uso hago yo de todo esto? ¿Cómo me relaciono yo con todo esto? ¿Cómo me relaciono yo con el dolor? ¿con la tristeza? ¿con la rabia? ¿con el miedo? ¿Puedo relacionarme de un modo distinto?

Y en este sentido continúo cuestionándome día sí día también… Y no tengo respuestas absolutas, mas siento que en mi vida nada se da por casualidad y todo tiene un orden y un sentido

Como dicen por ahí: “Calma en el alma, que la Vida se encarga de explicar todo aquello que hoy no tiene sentido”

Creo que ésta es una opción de vida atrevida y valiente…

Con entrega absoluta a la Vida y con valentía para Vivir todo lo que la Vida dispone y depara.

Y que conste que esa valentía no exime de dolor, es decir, el dolor convive igual conmigo, pero junto a él, sigo adelante… Lo escucho, lo vivo, lo experimento… Le doy espacio… Lo siento a la mesa a comer conmigo, si hace falta… Siento cómo me paraliza a veces, me observo y lo transito… Y así continuamente… El dolor no desaparece de mi vida porque va cobrando múltiples formas a lo largo del camino, mas yo elijo en cada momento de mi vida una nueva forma de relacionarme con él

Imagina que el dolor es una persona… Y que tal como lo trates a él, él te tratará a ti… Si lo acoges, lo mimas, le das espacio, lo abrazas, lo dejas existir… Viene y tal como ha venido, hace lo que tiene que hacer y se va… Por el contrario, si no lo acoges, lo echas, lo niegas, lo rechazas, él persistirá todavía con más fuerza, si cabe… Y la tensión entre vosotros irá in crescendo… ¿Te animas a cambiar tu forma de relacionarte con el dolor?

 ¿Te animas a cambiar tu forma de relacionarte con el dolor?